text.skipToContent text.skipToNavigation

Comparativa entre el 802.11ad y el 802.11ax

¿Por qué elegir 802.11ad mejor que 802.11ax?

Cuando pienses en los estándares inalámbricos piensa de ellos como si fuesen una especie de Piedra de Rosetta para tus productos con función Wi-Fi. Estos garantizan que todos tus gadgets inalámbricos pueden comunicarse entre sí. Esto es importante porque la penetración en el mercado tecnológico de los dispositivos Wi-Fi alcanzará los 15 mil millones a finales de 2016. Estamos hablando un gran número de dispositivos que necesitan comunicarse los unos con los otros.

El estándar 802.11 está evolucionando rápidamente y cada versión mejora drásticamente la anterior. En los últimos 12-18 meses el estándar Wi-Fi más moderno (802.11ac) ha crecido hasta ganar una cuota de mercado significativa. Los dispositivos 802.11ac son increíblemente rápidos y pulverizan los niveles de rendimiento de los dispositivos que usan el estándar anterior (802.11n). Somos conscientes que puede resultar una misión imposible estar al día de cada actualización de la familia 802.11, por lo que nos vamos a centrar únicamente en aquellas que realmente merecen la pena. Para disfrutar de una reproducción 4K sin interrupciones en Netflix tendrás que centrarte tan solo en estos dos estándares: 802.11ad y 802.11ax.

Conoce al 802.11ad

Aunque suene simplista una red Wi-Fi funciona de una manera muy parecida a la de una señal de radio que viaja en diversas frecuencias o «bandas» (por ejemplo en las conocidas 2,4 + 5 GHz). Si la conectividad Wi-Fi es el corazón de tu hogar conectado estas bandas son las arterias que le insuflan sangre. Una actividad demasiado intensa en una sola banda puede provocar congestiones. Si estás reproduciendo con Netflix mientras descargas la última actualización de iPhone y tus hijos juegan a Splatoon en la WiiU, todo ello usando la banda de 2,4 GHz, las velocidades de transferencia van a sufrir un deterioro significativo.

Es por eso por lo que el 802.11ad crea su propio canal rápido de tráfico que opera en una banda de 60 GHz, completamente separada de los estándares y bandas Wi-Fi actuales. Esta es increíblemente veloz, además de evitar las interferencias, y alcanza velocidades de hasta 7 gigabits por segundo (Gbps). Un gigabit equivale a 1000 megabits, lo que supone un salto cuantitativo de la velocidad media de 300 Mbps que ofrece el estándar 802.11.

Dicho esto la Wi-Fi 802.11ad tiene un alcance limitado y cubre de manera efectiva un área de tan solo 9 metros. Esto convierte al 802.11ad una opción perfecta en una habitación para actividades como:

<

  • Optimizar tu instalación de escritorio añadiendo una base de conexión inalámbrica (el modelo de caso para el 802.11ad).

  • Reproducir por streaming el contenido de tu PC o dispositivo inteligente en una smart tv o Chromecast. 

  • Transferir en la oficina archivos de gran tamaño como vídeo en 4K o imágenes sin comprimir. 

Hay que hacer, no obstante, una advertencia. A pesar de las velocidades endiabladas que se publicitan algunos fabricantes de productos Wi-Fi no incluyen el estándar 802.11ad en sus productos. La razón es que no consideran que aporta ventajas suficientes para el usuario (en realidad, la mayoría de nosotros no requerimos de unas velocidades tan altas en nuestro uso normal de la red).

Presentando al 802.11ax

Los modelos actuales de iPhone, Samsung Galaxy y otros presentes en sus ecosistemas de productos son compatibles con el estándar 802.11ac. Su exclusivo uso de la banda de 5 GHz mantiene a toda tu casa u oficina conectada. Además, ofrece una combinación de velocidad y cobertura que la convierte en una apuesta sólida para desarrollar actividades de streaming, gaming o cualquier otra como actualizar tu perfil de Instagram.

Así, mientras que el estándar 802.11ad busca proporcionar unas velocidades Wi-Fi increíblemente rápidas el 802.11ax servirá como un sucesor más veloz del más versátil 802.11ac. A diferencia del 802.11ad será retrocompatible con estándares antiguos. Para sustentar estas altas velocidades los dispositivos que usen este estándar harán uso de la tecnología MU-MIMO (Múltiple Entrada, Múltiple Salida para Múltiples Usuarios). MU-MIMO utiliza antenas para enviar flujos de datos dedicados a múltiples dispositivos de manera simultánea.

Aunque estándares Wi-Fi anteriores se han centrado a menudo en suministrar grandes cifras genéricas de Mbps o Gbps, estas pueden llevar a confusión y no reflejan las conexiones reales. 802.11ax continuará la tendencia de ofrecer mayores velocidades pero la atención se centrará más en suministrar una conexión rápida dedicada a cada dispositivo individual presente en tu red y en mejorar la calidad general de tu experiencia Wi-Fi. Podrás utilizar el 802.11ax en tareas diarias de red como:

  • Reproducir películas o series por streaming en 4k Ultra HD. 

  • Descargar rápidamente archivos de gran tamaño como videojuegos completos.

  • Jugar sin sufrir el temido lag que puede arruinar experiencias competitivas como una partida online deathmatch al último Call of Duty.

  • Proporcionar conectividad, sin complicaciones y sin deterioros en el rendimiento, a todo el ecosistema de dispositivos inteligentes. 802.11ax está diseñado para su uso en entornos Wi-Fi de alta densidad.

  • Mantener a todos sus dispositivos inteligentes domésticos activos y funcionando las 24 horas del día con una cobertura Wi-Fi máxima.

Por supuesto, el Institute of Electrical and Electronics Engineers (Instituto de Ingenieria Eléctrica y Electrónica), unas de las entidades líder en la elaboración de estándares inalámbricos, no tiene planeado ratificar el 802.11ax antes de finales de 2017 (como fecha más temprana). Esto significa que tenemos por delante un futuro lleno de innovaciones en el campo de la tecnología Wi-Fi.

We Recommend