text.skipToContent text.skipToNavigation

¿Qué es AX?

¿Qué es AX?

 

En las casi dos décadas desde que se introdujo el primer estándar inalámbrico 802.11 se han sucedido otros cinco más genéricos: 802.11a, 802.11b, 802.11g, 802.11n y 802.11ac. Con cada estándar se fueron alcanzando progresivamente mayores velocidades. En la actualidad hay un nuevo estándar en camino, conocido como 802.11ax (o «11AX») que se concentra en mejorar el rendimiento Wi-Fi en entornos con una gran cantidad de tráfico de datos en redes cruzadas.

Velocidad y capacidad en crecimiento

Si algunas vez has intentado acceder a una red Wi-Fi en un concierto o un aeropuerto ya estás al tanto de las limitaciones de este tipo de redes en entornos particularmente congestionados. Esencialmente, si hay una gran cantidad de usuarios que se intentan conectar a la vez a una señal inalámbrica esto generará mucha congestión en la red, resultando en un deterioro del rendimiento y una mayor inestabilidad de la señal. El 11AX resuelve este problema y ofrece un mejor sistema para canalizar los datos allí donde sea necesario.

El objetivo principal de los estándares inalámbricos previos fue el de conseguir una velocidad teórica máxima. Mejorando el último estándar inalámbrico, el 802.11ac, que amplió las capacidades multiantena gracias a la tecnología MIMO (múltiple entrada, múltiple salida), el 11AX divide aún más la banda de frecuencia en múltiples canales usando la tecnología OFDMA (o «Orthogonal Frequency Division Multiple Access»). El resultado es que 11AX puede incrementar significativamente las velocidades inalámbricas así como mejorar la capacidad de gestión de la red, especialmente con tráfico denso y redes cruzadas.

¿Cómo de rápido es el 11AX?

En términos comparativos la velocidad máxima de un flujo único de 802.11ac es de aproximadamente 866 Mbps mientras que la de un flujo único de 802.11ax es de 1,2 Gbps. Esto se traduce en poder reproducir vídeo en Ultra-HD 4K sin tiempos de carga, descargar archivos de software de gran tamaño en un abrir y cerrar de ojos e incorporar a la red una familia completa de dispositivos inteligentes.

Las velocidades que puedas obtener dependerán de la red y del equipamiento que haya instalado en ella. Una red profesional de gran tamaño en una multinacional, una que ya cuente con una señal potente, contará con unas velocidades de transferencia mucho mayores que aquellas redes propias de zonas residenciales o pequeñas y medianas empresas. En todo caso notarás un incremento de señal de hasta cuatro veces más que la actual, lo que equivale a una ampliación significativa de la capacidad total de la red.

¿Un incremento en velocidad que marca la diferencia? Además de la eficiencia y cobertura mejoradas 11AX está diseñado para extender la capacidad de ambas bandas (2,4 y 5 GHz) en una variedad de entornos, desde casas particulares y escuelas a empresas, aeropuertos y estadios entre otros lugares. No importa tu instalación inicial porque si tienes una conexión cuatro veces más rápida que la anterior el salto de rendimiento será exponencial a la hora de determinar tu experiencia en línea.

¿Cómo de eficiente es 11AX?

Sin embargo, la velocidad no es el único factor. 11AX también se concentra en implementar mecanismos que suministren flujos de datos consistentes a más usuarios. Esto supone un incremento en eficiencia y a la hora de mantener conexiones, incluso cuando la red está muy congestionada. El problema principal que 11AX resuelve son las interferencias. Al tiempo que más dispositivos se van conectando a las áreas más populadas la congestión producida irá ralentizando significativamente la red. Los usuarios pueden sufrir interferencias de canal, degradación del rendimiento y perder todas las posibles ventajas que se esperan de utilizar los canales más amplios. El estándar 11AX opera en ambas bandas, la de 2,4 y la de 5 GHz, preservando los anchos de banda existentes y priorizando la capacidad de red y cómo se transfieren los datos a múltiples dispositivos.

11AX también admite la Orthogonal Frequency-Division Multiple Access (OFDMA o modulación por multitono discreto en español), una tecnología diseñada para mejorar la capacidad de las redes LTE móviles. En esta aplicación cada vez que un router envía información a un dispositivo usa todo el ancho de banda en el canal, sin importar el tipo de datos o el volumen de información que se transmite. Con OFDMA es posible dividir estos canales, incrementando la cantidad de datos que se puede enviar y recibir de forma simultánea. Además, el nuevo estándar 11AX te permite programar tiempos de activación en los que se autorizará la comunicación (reduciendo el consumo energético). Admite la codificación 1024QAMD, que permite una transmisión de con más bits de información por símbolo (o pulso) y también admite símbolos OFDM largos para un mayor ancho de banda y menos interferencias.

Características y ventajas de 11AX

La mayoría de usuarios Wi-Fi entienden que una multitud de dispositivos conectados pueden congestionar una red, causando cuellos de botellas, ralentizaciones, tiempos de carga del búfer y pérdidas de conexión. El nuevo estándar, que también es conocido como High-Efficiency Wireless (HEW), proporciona un nivel superior de gestión Wi-Fi. Pero ¿cómo se compara el 11AX con sus predecesores y cómo suministrará la red Wi-Fi del futuro? El estándar incluye las siguientes características clave:

  • Retrocompatible con estándares inalámbricos anteriores (802.11a/b/g/n/ac).
  • Funcionamiento simultáneo en ambas bandas, la de 5 GHz y la de 2,4 GHz (en vez de hacerlo en una o en otra por separado).
  • Anchura de canal 2/5/10 MHz para un alcance más amplio que 20 MHz.
  • Rendimiento e eficiencia incrementados:
    • 1,5 veces más rápido que el 802.11ac.
    • Hasta 3,8 veces más rápido que la banda de 2,4 GHz con 802.11n.
    • Más rendimiento en entornos de alta densidad en exteriores (como en instalaciones deportivas) o en interiores (en un cine).
    • Hasta 8 veces más rápido que otros productos sin MU-MIMO gracias al MU-MIMO de enlace de subida y la línea de bajada (DL/UL).
  • 20 % más de tiempo de emisión del router, lo que se traduce en mayores volúmenes de transmisión de datos.
  • Flujo de tráfico y acceso de canal mejorados.
  • Una mejor gestión de energía para una autonomía de batería más dilatada.
  • Coloración BSS, o en otras palabras, la asignación en una ubicación multired de un color distinto a cada red para facilitar su identificación. Cada uno de los puntos de acceso puede evitar las interferencias si ve otros puntos de acceso coloreados en un color distinto.

Llevándolo a la práctica

Ya que mejora las transferencias de datos de cada usuario, el estándar inalámbrico 11AX es el mejor para aquellos entornos muy congestionados como apartamentos, bloques de pisos, edificios con varias viviendas o campus universitarios. Cuando varios usuarios se conectan a una misma red tienen que competir entre sí para obtener los recursos de esta y transmiten datos de forma secuencial y no simultánea. Gracias al 11AX múltiples dispositivos puede transmitir datos a la vez, usando la misma frecuencia de radio y la misma red. 

El 11AX no solo aumenta la velocidad de la red, también mejora su rendimiento al resolver los problemas que se originan cuando una red Wi-Fi se congestiona con muchos usuarios y procesos simultáneos. Si notas que tu red Wi-Fi funciona lentamente, incluso cuando sabes que tu conexión de internet es adecuada, 11AX puede ser una mejora crítica para mejorar tu conectividad.

 

Referencias

We Recommend