text.skipToContent text.skipToNavigation

¿Qué es una red Wi-Fi en malla para todo el hogar?

Wi-Fi en malla para todo el hogar

Imagina esto: acabas de instalar tu red doméstica con el hardware Wi-Fi más moderno y una conexión a internet de 100 Mbps. Pero por alguna razón cuando reproduces vídeo por streaming en el dormitorio aún sufres tiempos de carga del búfer. Llamaste a tu ISP y has comprobado todas las posibles variables sin encontrar nada concluyente ¿cuál puede ser el problema entonces? Lo más probable es que tu Wi-Fi no está configurada de la manera más eficiente para dar cobertura a toda la casa.

¿Qué es lo que está ralentizando tu red?

La señal se podría haber debilitado debido a obstáculos físicos. Cosas sencillas como el suelo, las puertas o las paredes de tu hogar pueden obstruir la señal del router, especialmente si son de metal, ladrillo u hormigón. O quizás la distancia es demasiado amplia y la emisión del router solo puede llegar hasta la cocina, dejando al patio, el garaje o el dormitorio más alejado sin cobertura. Es posible que la causa sean las interferencias producidas por otros dispositivos, ya sea el microondas, teléfono móvil o un monitor de bebé. Si vives cerca de otras redes y otros dispositivos Wi-Fi, como occure en un bloque de apartamentos, el problema se agrava exponencialmente. Imagínate una habitación llena de gente en la que todo el mundo habla al mismo tiempo. Evidentemente nadie se va a hacer entender en condiciones.

Cubriendo tu hogar con una red Wi-Fi

Una solución mejor es que la red Wi-Fi funcione con el diseño de tu hogar y no a pesar del mismo. Es como si un router estándar funcionará como un altavoz. Podrías estar escuchando música a todo volumen delante de la puerta frontal de tu casa pero en la oficina de atrás solo se escuchará un débil eco. Un router estándar funciona de la misma manera: cuanto más te alejes más se debilitará su señal y si la distancia es demasiado extensa terminará extinguiéndose.

Para solucionarlo ¿por qué no instalar un «altavoz» en cada una de las habitaciones de la casa? Así es como las redes Wi-Fi en malla o malladas (mesh en inglés) funcionan, con múltiples nodos instalados en tu casa para que disfrutes de una sólida cobertura Wi-Fi de un extremo a otro de la misma.

Expansión modular

Un sistema Wi-Fi en malla para todo el hogar es flexible y escalable, dándote un método personalizable para expandir tu red Wi-Fi sin necesidad de añadir extensores de alcance/red (que suelen presentar problemas de rendimiento o son farragosos de utilizar). Es como instalar un sistema de iluminación nuevo en tu casa; eres el que elige cuántos nodos se van a colocar, qué habitaciones requieren la cobertura y cuándo es hora de añadir más para ampliar aún más la señal.

Instalación y gestión sencillas y guiadas

La mayoría de los sistemas en malla funcionan en combinación con una aplicación para smartphone que hace de guía durante la instalación. El usuario la usa para ir realizando paso a paso este proceso y conseguir una colocación óptima de los nodos en toda la extensión del hogar. Te ayudará a identificar las áreas de más difícil acceso de la casa para que sea allí precisamente donde coloques los nodos y no tengas zonas sin conexión Wi-Fi. La aplicación también incorpora algunas atractivas funciones para administrar tu red Wi-Fi, como los controles parentales, la priorización de dispositivos y el acceso para invitados entre otras muchas otras.

Los dispositivos Wi-Fi para todo el hogar se integran en el entorno doméstico

Aceptémoslo, los routers de hoy en día son a menudo demasiado grandes y poco atractivos. Requieren de espacio adicional para extender sus antenas e incluyen una gran cantidad de cables saliendo en todas direcciones que producen mucho desorden. En la mayoría de los casos los usuarios intentan camuflarlos, escondiendo los routers en el armario o detrás de la televisión (que solo sirve para reducir el rendimiento Wi-Fi). Por otra parte, la mayoría de los dispositivos Wi-Fi para todo el hogar presentan un tamaño mucho más compacto además de incluir sistemas para reducir los enredos de cables. Podrás colocarlos a la vista sin preocuparte de ningún impacto negativo en la decoración de tu casa porque su diseño ha sido cuidado para no resaltar e integrarse a la perfección con el resto de tu hogar.

Funciones principales de los sistemas Wi-Fi para todo el hogar

Te presentamos a continuación algunas de las funciones principales de los sistemas Wi-Fi para todo el hogar:

Expansión por cable e inalámbrica

En un sistema modular se conecta un nodo al módem para que actúe como router. Cada nodo adicional añadido buscará el mejor canal para conectarse inalámbricamente al nodo anterior, creando una conexión Wi-Fi sin interrupciones y fiable en toda la extensión de tu hogar.

Wi-Fi para todo el hogar

Sin embargo, si tu hogar cuenta con una instalación de cables Ethernet en todas las habitaciones algunos sistemas en malla admiten la posibilidad de conectar los nodos por medio de estos cables. Incluso usando la opción de los cables aún podrás expandir la señal a las zonas más alejadas como el garaje o un sótano.

Red de retorno dedicada

Una red única e itinerancia continua

El termino «red en malla» o «red mallada» (en inglés mesh network) implica que cada componente de tu sistema Wi-Fi trabaja colaborando entre sí y la itinerancia continua es el ejemplo perfecto de ello. Si usas un router junto a un extensor de alcance/red conforme te desplaces tendrás que conmutar la conexión entre la cobertura de la red creada por el router y la de la creada por el extensor.

Con itinerancia continua, no obstante, solo tendrás una red con un nombre y una contraseña. Esto quiere decir que cuando te muevas por tu casa no tendrás que cambiar manualmente de red. Para que veas vídeo por streaming en el salón, la cocina o el dormitorio sin preocuparte por tiempos de carga del búfer o pérdidas de conexión.

Red para invitados

Usar una red para usuarios invitados asegura la seguridad de tu red Wi-Fi principal al evitar las intrusiones y bloquear el acceso a tus datos personales de cualquier usuario externo. Pero esto no quiere decir que no podrás proporcionar acceso a internet a los amigos que vengan a cenar o a la canguro de tus hijos, lo podrás hacer sin preocuparte de poner en peligro tu red principal. Simplemente ajusta los ajustes de configuración de la red para invitados en la aplicación de gestión de tu dispositivo móvil.

¿Por qué no usar un extensor de red?

No tiene sentido comparar los extensores de red a los sistema Wi-Fi para todo el hogar, es confundir la velocidad con el tocino. Los extensores de red son efectivos a la hora de incrementar el alcance de tu router pero lo hacen a expensas del rendimiento Wi-Fi (que se reduce a la mitad).

En un espacio extenso donde la red Wi-Fi no puede abarcar cada rincón un extensor de red puede deteriorar el rendimiento general de la red al crear un efecto de cuello de botella. Es posible que también sufras problemas de conexión cuando cambias del router al extensor y viceversa (porque el cambio de conexión se hace manualmente). Por ejemplo, incluso estando cerca del extensor de red puede ser que si no has cambiado a la señal del extensor tengas zonas sin conexión o pérdidas de velocidad. Estas dos redes independientes también tienen interfaces y nombres distintos que pueden resultar bastante molestos de usar para el usuario.

No todos los sistemas Wi-Fi en malla para todo el hogar se crean de la misma forma

Como cada sistema en malla tiene una estructura particular es importante examinar la tecnología específica que cada fabricante usa. Por ejemplo, algunos sistemas tribanda son mejores que otros y algunos sistemas de doble banda presentan limitaciones en el ancho de banda. Examina con detenimiento la tecnología de cada uno para garantizar que tu sistema Wi-Fi para todo el hogar emite una señal eficiente y efectiva que cubre cada rincón de tu casa con conectividad Wi-Fi.

We Recommend