text.skipToContent text.skipToNavigation

Guía Wi-Fi para padres

 

En el mejor de los casos internet es un portal infinito de conocimiento para tus hijos. Ya lo dice la profesora de tecnología educativa, la sra. Sugata Mitra, quien asevera que aquellos niños que tienen un acceso seguro a internet «aprenden a leer antes y mejor» y «retienen lo que han buscado durante mucho más tiempo» que los niños que han aprendido los mismo de otra manera, desconectada de internet.

Sin embargo, debido a la naturaleza expansiva misma de internet existen otros factores más serios a considerar como el tiempo de uso, la protección contra el malware y la exposición a contenido inapropiado. La clave para que la experiencia online de tus hijos siempre sea educativa es ser siempre claro y firme con ellos sobre las reglas de uso de la red Wi-Fi para internet.

Fija límites de tiempo de uso para la Wi-Fi

Mejor que implementar un límite de tiempo arbitrario crea un sistema que se ajuste a los patrones de uso de tus hijos, identificando la transición entre un uso normal y ordinario y uno adictivo o dependiente. Por ejemplo, si tu hijo no puede sentarse a la mesa a la hora de comer, mantener una conversación o ver una película sin usar cada 5 minutos su smartphone es momento de aplicar algunas restricciones.

Empieza estableciendo zonas sin Wi-Fi en casa, ya sea un área física de la misma o una franja horaria determinada (como la hora de la cena). Durante los periodos en los que el uso de la Wi-Fi está autorizado prueba a estimular un uso saludable de la misma. Participa con ellos mientras ven vídeos de YouTube o juegan con Xbox Live o haz excepciones a las reglas de uso para contenido educativo específico en internet.

Establece los límites para la privacidad en internet

La privacidad es otro factor crucial: una política de no intervención puede provocar que tus hijos accedan a contenido no deseado pero un control constante o unas restricciones severas podrían generarles desconfianza. Mitra recomienda reforzar la transparencia de uso de tu red Wi-Fi, haciendo que el acceso a internet se haga de forma compartida, como por ejemplo usando la Smart TV del salón o con tabletas de pantallas de gran tamaño.

Asegúrate de dejar claro a tu hijo qué cosas se pueden publicar o compartir en internet (identificando con cuidado información delicada como la dirección o el número de teléfono de tu casa). Para reforzar aún más la seguridad online asegúrate de que tienes guardadas todas las contraseñas de las redes sociales de tus hijos, así como las de desbloqueo de sus smartphones. Si sospechas que tus hijos están visitando partes de internet que no deberían comprueba los historiales de exploración de los navegadores o consulta los registros de actividad del router. Sobretodo, asegúrate de explicarles las razones por las cuales no deberían visitar esos sitios web.

Controles parentales y otros recursos

Los gadgets de tu familia tienen funciones integradas que facilitan un entorno Wi-Fi seguro. Antes de darle el dispositivo a tus hijos, ya sea un iPhone o una Nintendo 3DS, es recomendable que siempre consultes los controles parentales, accesibles a través del menú de ajustes del aparato. Dependiendo del dispositivo estos ajustes de configuración pueden regular desde el tiempo límite de uso hasta el bloqueo de páginas web para adultos. Para smartphones los proveedores de servicios también ofrecen controles de seguridad. Estos suelen ser accesibles cuando inicia la sesión de tu cuenta de usuario en el sitio web del proveedor. Igualmente, apagar los servicios de ubicación puede deshabilitar el rastreo GPS y si ajustas la configuración de cada aplicación podrás prohibir el intercambio de datos para incrementar la protección de la privacidad de tus hijos.

Utiliza software de bloqueo de software y sitios web como Open DNS  para prevenir que tus hijos accedan a sitios web específicos desde tu red doméstica. Estos filtran el contenido para adultos así como de malware, virus, scams (fraude electrónico) y phishing. Junto al software y los servicios de bloqueo de contenido existen aplicaciones de monitorización del uso que te permiten controlar el uso de internet de sus hijos e imponer restricciones personalizadas del acceso, límites temporales y censura de contenido. Algunos paquetes de software incluso facilitan al usuario la monitorización de las interacciones de texto y redes sociales, enviando notificaciones sobre la actividad de los niños a su dispositivo inteligente. Software de registro de teclas (keylogging) almacena cada pulsación de tecla llevada a cabo en un ordenador o dispositivo móvil.

Estimula un entorno de confianza

Wi-Fi Guide For Parents

La editora de Common Sense Media, Caroline Knorr, enfatiza un aspecto complejo y de gran alcance: los niños «creen que sus teléfonos son sagrados y privados» y una intromisión excesiva por parte de los padres es el caldo de cultivo para una situación de conflicto, de «padres contra hijos», incluso cuando lo niños no han hecho nada malo.

Knorr recomienda establecer una configuración de seguridad de control parental robusta en los dispositivos con Wi-Fi, como por ejemplo con horarios de uso y una lista de palabras clave o sitios web específicos bloqueados, e ir suavizándola conforme los niños demuestren que tienen una conducta responsable en internet. Por ejemplo, si el tiempo pasa sin que haya incidentes prueba a dilatar los tiempos de conexión de tus hijos para ver si esto les hace cambiar sus rutinas. Si tus hijos pueden encontrar sin tu intervención un equilibrio entre el tiempo que emplean navegando por internet y las actividades fuera de internet elimina las restricciones de tiempo completamente.

Conforme tú y tus hijos navegan online en un mundo cada vez más conectado enfoca tus esfuerzos en estar al día de las novedades en materia de seguridad online, leyendo blogs o artículos de temas de actualidad relacionados (como por ejemplo sobre el acoso en internet). Cuando estés lo suficientemente informado abre un diálogo abierto con tus hijos. Si discutes y compartes tus reglas sobre el uso de la red Wi-Fi moverás el eje de la discusión de lo que no se permite hacer en internet a los aspectos que hacen de esta un medio fantástico.

We Recommend